Guantánamo

 

Categoría

Municipios de Guantánamo

Nombre

Lugares en Guantánamo

La más antigua villa de Cuba es Nuestra Señora de la Asunción, bautizada también con el nombre de Baracoa, y fundada por Diego Velázquez el 15 de agosto de 1511, al iniciar la colonización de la isla.
Situado en la parte noroeste de la ciudad de Baracoa, sobre una falda de más de cien metros sobre el nivel del mar, es el tercer edificio del sistema defensivo desarrollado en la villa en el siglo XVIII, y el más importante de todos.
Forma parte del sistema defensivo de la ciudad del siglo XVIII y está situado al noroeste de la ciudad de Baracoa, en la punta de Burén a la entrada del puerto. Donde radica un restaurante.
La Iglesia muestra un estilo racionalista con marcada influencia brutalista.
Cuentan que a finales de los años veinte del siglo pasado, llegó a Baracoa Magdalena Menasses, más tarde conocida como La Rusa.
Al noroeste de la ciudad de Baracoa, en la Punta de Esteban, frente a la ensenada del río Miel, en la dirección opuesta al antiguo fuerte de Majana, se halla el fuerte Matachín, segunda fortificación construida por decreto real.
Recrea el devenir de la provincia a lo largo del tiempo, con valiosos exponentes de la cultura precolombina, así como las colecciones y piezas que son fiel reflejo de la rica historia y tradiciones que la identifican.
Es una de las construcciones más significativas del centro histórico de la ciudad, y toma su nombre del ingeniero y arquitecto José Leticia de Jesús Salcines, quien tuvo a cargo su edificación entre 1916 y 1918.
Ubicado en las provincias de Holguín y Guantánamo, es uno de los parques más importantes del Caribe y debe su nombre al científico alemán Alejandro de Humboldt, uno de los hombres más eminentes de su época, quien visitó la isla de Cuba en dos ocasiones: la primera, el 19 de diciembre de 1800 al 15 de marzo de 1801; la segunda, entre abril y mayo de 1804.
La iglesia actual, ubicada frente la plaza principal de la ciudad, muy cercana al antiguo ayuntamiento, fue construida en 1807.
El Zoológico de Piedra fue construido por el escultor autodidacta Ángel Iñigo Blanco, procedente de una familia campesina.